Recurso para padres

Cómo hablar con los niños pequeños sobre las diferencias

English

Pregunta: Recientemente, mi hija de tres años hizo el siguiente comentario en público: “Mami, ¡ella tiene una barriga grande!” y luego, unos días después: “Mami, ese hombre tiene la piel marrón”. ¿Qué hacer cuando su hija hace comentarios humillantes sobre las personas? ¿Cómo puedo enseñarle lo que es apropiado y lo que no es?

Respuesta: ¡Ah, los goces de la paternidad! No vemos la hora de que nuestros pequeños comiencen a hablar y nos pueda decir lo que piensan y sienten. Luego, cuando lo hacen, no siempre es bonito. Es natural sentirse mortificado cuando su hija hace un comentario que podría herir los sentimientos de otra persona. Pero eso es muy común y, cuando se maneja la situación de manera sensible, estos momentos pueden ser en realidad maravillosas oportunidades de aprendizaje para su hija.

Usted puede ayudarle a su hija a ser sensible a los sentimientos de otros y a respetar diferencias, valores importantes en el mundo increíblemente rico y diverso que nos rodea.

Primero, es importante tener en cuenta que su hija no está haciendo nada malo. En realidad, ella le está mostrando que es muy observadora y nota las diferencias, dos habilidades muy importantes para tener éxito tanto académica como socialmente. Por ejemplo, estas habilidades le ayudan a entender la diferencia entre diversas formas, colores y tamaños, que son útiles para las matemáticas. Y le ayudan a comprender y aprender a apreciar y respetar las diferencias en las personas: una aptitud social crucial. Y el hecho de que no esté haciendo esos comentarios para lastimar, algo que los que son objeto de sus comentarios lo saben.

Cuando su hija hace este tipo de comentarios, es importante no reaccionar con enojo ni avergonzándola. ¿Por qué? Primero, porque será confuso para su hija que no está tratando a propósito de lastimar. Su enojo indicaría que usted le está dando un significado malicioso a su comentario, que no es el caso. Lo maravilloso es que ella todavía no sabe que una persona podría sentirse mal por el hecho de tener sobrepeso o que el color de piel diferente importa. Segundo, si usted reacciona con enojo o vergüenza, en cierta manera usted les está comunicando a las personas objeto del comentario que ellas deberían sentirse mal sobre lo que su hija ha observado.

En lugar de eso, diga algo que valide la observación de su hija mientras también modela tolerancia y aceptación de la diferencia. Cuando ella comenta sobre el cuerpo de alguien, usted podría decir: “Sí, las personas vienen en diferentes formas y tamaños. Mira nuestras barrigas, ¿de qué manera son diferentes?” Cuando ella comenta sobre el tono de la piel, usted podría decir: “Las personas vienen en todo tipo de colores diferentes. Miremos nuestras caras, ¿de qué color es la tuya? ¿de qué color es la mía?” Ayúdele a ver los diferentes tonos de coloración, por ejemplo, piel beige, nariz rojiza, etc.

Si su hija le señala a una persona y pregunta en voz alta: “¿Qué es eso?” mientras señala su pierna ortopédica, usted le puede explicar: “Buena pregunta. Ella usa una pierna de ayuda, llamada pierna ortopédica, para caminar y jugar.” Mantenga sus respuestas sencillas, sin emociones y concentradas en la pregunta de su hija. Si ella le hace una pregunta siguiente (como “¿Qué le pasó a su pierna?”), nuevamente el objetivo es responder con sencillez y precisión: “Algo le pasó a la pierna que hizo que no funcionara más y entonces un médico le hizo una buenísima pierna de ayuda.” (Sonreír a la persona a quien va dirigido el comentario puede ayudarle a allanar el camino, aun cuando usted quiera desaparecer. Puede estar segura de que el comentario de su hija no será el primero que esa persona haya oído.) Al asegurar que su respuesta sea tanto respetuosa como precisa comunica que las diferencias no son discapacidades.

Al responder de manera sensible y apropiada para la edad, usted también está dando el paso más importante para ayudar a enseñarle a su hija cómo ser sensible a los sentimientos de los otros y a respetar las diferencias, valores importantes en el mundo increíblemente rico y diverso que nos rodea.

Adaptado de la columna escrita por ZERO TO THREE/ CERO A TRES en American Baby Magazine.

You might also be interested in