Recurso para padres

Conversaciones sobre los bebés: Respuestas a las preguntas de los padres sobre el coronavirus

English

Todos estamos tratando de descubrir cómo equilibrar nuestras diversas funciones y exigencias en este momento, incluida la más importante: la de ser mamá o papá. Los expertos de CERO A TRES sobre la función de padres abordan las preguntas e inquietudes más comunes durante este tiempo problemático.

Este es el sitio centralizado para las preguntas de los padres relacionadas con refugiarse en un lugar y el coronavirus.

¿Le interesa saber lo que otros padres están preguntando? Siga leyendo y recuerde que todos estamos haciendo lo mejor que podemos para descifrar cosas. En este momento no hay respuestas “correctas”: todo es ensayo y error, y encontrar lo que funciona para su familia. Utilice estas preguntas y respuestas como ayuda para fundamentar sus propias decisiones como padres, mientras todos enfrentamos al coronavirus y los cambios que esto significa para nuestras familias y nuestras comunidades.

¿Se retrasará mi hijo en sus habilidades sociales debido al distanciamiento social?

P: Las reglas sobre quedarse en casa y el distanciamiento social comenzaron justo cuando mi hijo cumplía dos años y estaba por comenzar un programa local para niños en edad preescolar. Este parece ser el peor momento posible para quedarnos encerrados en la casa: él está lleno de energía y fascinado con sus compañeritos. Me preocupa que vaya a retrasarse en sus habilidades sociales una vez que (finalmente) volvamos a la vida normal y se reabra su programa de prekindergarten.

R: Tener la oportunidad de aprender y practicar habilidades sociales con los compañeros —compartir, esperar turnos, resolver conflictos y más— es definitivamente importante para los niños pequeños. Cuanto más experiencia tengan en la interacción con los compañeros, más aprenderán sobre cómo llevarse bien con otros.

Pero el desarrollo de las habilidades sociales es un proceso que lleva tiempo y experiencia. Su hijo aprenderá a esperar su turno y a compartir durante varios años, en tanto practica el manejo de estos desafíos una y otra vez. El hacer una pausa a las interacciones con los compañeros por algunos meses no lo retrasará. Mientras tanto, usted puede enseñarle a practicar nuevas habilidades socioemocionales. Por ejemplo, durante el día se presentan en forma natural oportunidades para compartir y esperar turnos. Enséñele un lenguaje sencillo que le será útil más tarde en el juego con los compañeros: “Mi turno. ¿Quieres jugar? ¿Puedo compartir?” Usted también puede servir de modelo de autocontrol y otras habilidades sociales: “Estoy tan frustrado. Creo que voy a hacer una respiración profunda para calmarme.” Utilice libros infantiles que abordan temas socioemocionales. Parta de esas historias en el juego de roles para ayudarle a practicar el lenguaje y las habilidades para manejar situaciones con los compañeros cuando ellas se presenten.

Por último, si bien no es lo mismo que el juego en tiempo real, su niño pequeño puede disfrutar de las charlas por video con otros niños de su edad. Esto le da una oportunidad de practicar saludos y preguntas sencillos con un amigo. Usted puede apoyar estas interacciones sugiriendo canciones para cantar juntos o jugar el juego de “Yo te mostraré mi juguete, ahora tú muéstrame los tuyos.” Ellos hasta pueden jugar también “juntos” con autos u otros juguetes, cada uno en su lado de la pantalla.

La respuesta corta es: Los niños estarán bien. Mientras estos días son largos, las semanas que se vienen son inciertas, su niño pequeño está aprendiendo y practicando habilidades sociales por medio de las rutinas de todos los días con usted. Cuando llegue el momento de soltarlos en el mundo de sus compañeros, estarán listos.

¿Cómo puedo estimular el juego independiente?

P: Sé que sería ideal si pudiéramos pasar nuestro tiempo en casa debido al coronavirus jugando con nuestros hijos todo el tiempo, pero eso no es posible. ¿Cómo hago para que mis pequeños jueguen por sí solos por un rato mientras necesito hacer otras cosas (trabajar, preparar la comida, etc.)?

R: ¡Esta es una muy buena pregunta y algo que casi todos los padres se están preguntando ahora mismo! Comencemos con qué esperar cuando se trata de la capacidad de atención en los primeros años. Les tengo que contar que no dura mucho. Al año de edad, los niños tienen una capacidad de atención de 1 a 3 minutos. Para la edad de dos años, la capacidad de atención de los niños pequeños ha aumentado a unos 5 a 6 minutos. Los niños de tres años pueden prestar atención hasta 8 minutos y los de cuatro años, hasta 10 minutos.

Entonces, si podemos ayudar a los niños a que jueguen en forma independiente, es importante tener las expectativas adecuadas sobre sobre por cuánto tiempo los niños pequeños pueden concentrar la atención. La función de un padre en estos primeros años es apoyar la capacidad de crecimiento de un niño de extender su atención.

¿Cómo introducir más juego independiente? Primero, junte algunos juguetes o materiales que captan la atención para que su hijo explore. Con frecuencia, los objetos que pueden usarse de muchas maneras diferentes durante el juego funcionan mejor que un juguete que solo hace una cosa. (Por ejemplo, los niños pueden cansarse rápidamente de un juguete en el que presionan un botón y toca una canción.) Vea que su selección de juguetes sea apropiada a la edad: algunos objetos que considerar son bloques, materiales para pintar (crayolas, papel), artículos para el hogar, muñecas, peluches, pelotas, cestas y “cosas” interesantes como cartones de huevos, cinta adhesiva opaca, tubos de toalla de papel y de papel higiénico, piñones, conchas y más. A los niños pequeños que disfrutan de jugar juegos de roles les podría gustar cosas como un block de papel, lapiceras, sujetapapeles y otros artículos de “trabajo”. (Mi amiga le dio a su hijo pequeño una caja de zapatos con “botones” que ella había dibujado con un marcador. El niño muy feliz daba golpecitos sobre este “teclado” mientras ella escribía en el suyo.)

Introduzca los objetos para jugar y deje que su hijo tome la delantera. Pregunte lo que usted debería hacer o cómo le gustaría jugar a su hijo. Mire para ver cómo su hijo crea oportunidades para fingir algo, combinar, clasificar, emparejar y construir. A medida que su hijo se concentra en el juego, vaya saliendo usted de a poco. Asuma un papel menos activo y siéntese a observar. Si su hijo le mira, comente sobre su juego: “Vi que colocaste todos los piñones en fila en el suelo. Era una fila larga.”

Luego vuelva a su propia actividad. Quédese cerca porque su hijo se volverá a usted cuando quiera ver si usted sigue allí (ofrézcale un abrazo o un beso), quiera su atención (comente sobre su juego) o se le hayan acabado las ideas de qué hacer. En ese caso, usted puede ofrecerle otra cosa, objeto o material para agregar a su exploración. Por ejemplo, puede ofrecerle fideos secos para que los revuelva, los vierta o los transfiera usando contenedores y cucharas de plástico. Si no está seguro de cómo proceder en su juego, usted también puede sugerirle dos opciones: “Umm, ¿crees que tu bebé necesita un baño o quiere hacer que come un helado ahora?” Estrategias como esta ayudan a los niños a extender su atención volviendo otra vez al juego con un nuevo enfoque.

Con el tiempo, los niños necesitarán menos apoyo con el juego libre y, a la larga, todos encontraremos un “normal nuevo” en estas rutinas diarias.

¿Cómo puedo abordar el tema del tiempo dedicado a la pantalla?

P: ¿Qué debería hacer con respecto a las reglas relativas al tiempo dedicado a la pantalla mientras estamos refugiados en el hogar? Tengo trabajo que hacer (y a veces necesito un respiro). Como resultado de ello, mis niños pequeños pasan más tiempo de lo usual mirando pantallas.

R: Consulté con mis coautores de los materiales de ZERO TO THREE’s Screen Sense —Rachel Barr, PhD de la Universidad de Georgetown y Elisabeth McClure, PhD de la Fundación LEGO— sobre su pregunta. Dados los numerosos elementos estresantes y las exigencias con que se enfrentan los padres hoy en día, a continuación presentamos algunas directrices sobre cómo manejar el tiempo dedicado a la pantalla durante los períodos de trabajo en el hogar y de refugio en el lugar:

  • Aliente la realización de charlas por video. Esto ayuda a los niños pequeños —y aun a los bebés— a recordar y formar relaciones con miembros de la familia.
  • Escoja programas educativos. Estamos viviendo tiempos estresantes. No se sienta mal por usar las pantallas más que de costumbre. Elija programas educativos apropiados a la edad (como los de PBS) si usted opta por permitir tiempo extra en la pantalla.
  • Cuando pueda, mire programas o videojuegos y apps con su hijo. Hable de lo que sucede en la pantalla. Posteriormente, utilice el tiempo de juego en el mundo real para extender el aprendizaje de las pantallas: contar, igualar, juegos de fingir y más.
  • Asegúrese de que los niños tengan acceso a una “dieta de actividad” equilibrada. Mientras pueden estar mirando pantallas más que lo normal, sigue siendo importante que los niños pequeños tengan una mezcla de actividades durante el día, incluidos juegos libres, tiempo dedicado a cuentos y libros, actividades de dibujo o pintura, y juegos activos.

¿Cómo puedo manejar el tiempo dedicado a la pantalla para dos niños de diferentes edades y necesidades?

P: Mi hijo de tres años está mirando más pantalla que de costumbre y, como resultado de ello, mi hija de 12 meses con frecuencia está en la misma habitación y también recibe más televisión de fondo. Tratamos de separarlos cuando mi hija está mirando pero no siempre lo logramos (¡o es posible hacerlo!). ¿Es esto algo que debería preocuparnos?

R: Estos son tiempos fuera de lo común y la mayor parte de las reglas y rutinas de nuestra familia (si no todas) están un poco anormales. Los estudios de investigación son bien claros en cuanto a que los medios de difusión en el fondo pueden interrumpir el juego de los niños pequeños, disminuir las interacciones entre padres e hijos, e interferir con el aprendizaje. Pero aquí todos vivimos en la realidad. A veces el uso de dichos medios es la única oportunidad que tienen los padres de enfocarse en otras responsabilidades.

Lo primero que hay que recordar es que no se espera que estar refugiados en el hogar sea una situación de larga duración. Las consecuencias negativas para un niño de estar expuesto a la televisión de fondo son en el marco de una exposición extensa a largo plazo, no las semanas o meses que estamos experimentando ahora, a corto plazo. En segundo lugar, usted está lidiando con la realidad de tener dos niños. Cuando yo tuve recientemente una preocupación similar, mi esposo respondió: “¿Qué quieres que haga: ponerle al Número 2 en una caja?” ¡No recomendamos ponerle en una caja al hermano más pequeño! Pero si es posible colocarles a los más pequeños con un juego tranquilo cerca de nosotros, mientras el niño mayor tiene un tiempo de pantalla en forma separada, eso es lo ideal. Permitir que el hermano mayor mire una tableta limita también el acceso del niño más pequeño a la pantalla.

Por último, tenga en mente que este dilema es algo con lo que todo padre de dos o más hijos tiene que lidiar en algún momento. Los niños más pequeños tienden a realizar actividades más temprano que lo que sus hermanos mayores lo hicieron, por el solo hecho de estar allí. De modo que trate de escoger una experiencia con pantalla que sea de alto contenido educativo y de calidad también escoja programas que interesan a una amplia gama de edades, como Blue’s Clues, Kipper, Curious George y Daniel Tiger’s Neighborhood.

Todos estamos tratando de determinar cómo equilibrar nuestras diferentes funciones y exigencias en este momento, incluida la más importante: la de mamá o papá. Usted está haciendo todas las preguntas correctas y la respuesta en realidad tiene que ver con equilibrar y asegurarse de que todos tengan sus necesidades satisfechas (incluso las de los adultos).

Para bebés de menos de seis meses, ¿cuáles son los efectos a largo plazo del distanciamiento social?

P: Como visitante domiciliario, los padres que tienen bebés menores de seis meses me preguntan cuáles son los efectos a largo plazo del distanciamiento social. ¿Se verá afectado el desarrollo socioemocional del bebé con la reducción de las interacciones cara a cara? Después de que el aislamiento se levante, ¿se verá afectada o alterada su capacidad de interactuar con las personas?

R: Esperamos que las familias hayan podido permanecer juntas durante la obligación de refugiarse en el hogar y el distanciamiento social. Esto significa que los niños pequeños podrán quedarse cerca de su cuidador principal. Si esto sucede, y esos cuidadores pueden proporcionar una base segura, con un cuidado que sea armonizado y receptivo, no debería haber ningún impacto a largo plazo del distanciamiento social.

Sin embargo, algunas de nuestras familias han tomado la decisión de permanecer lejos de sus hijos debido a su trabajo esencial y al riesgo de estar expuestos al COVID-19. Para estas familias, podemos ofrecer orientación sobre cómo permanecer conectados con sus hijos aun cuando estén físicamente separados. Por nuestras familias militares y sus frecuentes despliegues lejos del hogar sabemos que los bebés estarán bien si los cuidadores toman las medidas para mantener una sólida conexión. Hemos preparado algunas orientaciones para ayudar a las familias a pensar en las medidas que pueden tomar si deben estar separados de sus hijos.

Como visitante domiciliario, usted también sabe que nos preocupan las familias que están teniendo dificultades en crear un lugar seguro y protegido para su hijo. Sabemos que los servicios de educación en la primera infancia y de visitas domiciliarias ayudan a fomentar una crianza positiva. ¿Qué les pasa a esas familias en riesgo cuando esas visitas paran, o cuando no hay un respiro proporcionado por los servicios de educación en la primera infancia? Es posible que los padres que se sienten socialmente aislados y estresados no puedan proporcionar la base segura necesaria para su hijo. Esto es motivo de preocupación. Instamos a los profesionales como usted que permanezcan en contacto con las familias con las que trabajan por medio de telehealth. Ayude a las familias a pensar de manera diferente de lo normal en cuanto a obtener el apoyo que necesitan, en especial esos factores que protegen y promueven de los que se dispone por lo general. ¿Pueden las familias participar en charlas virtuales breves para conseguir algo del apoyo que necesitan? ¿Puede usted alentar el uso de la tecnología de los teléfonos inteligentes para que el abuelo o la tía le lean a un niño pequeño por 10 minutos para darle al padre (o madre) soltero una breve pausa? ¿Podemos asegurarnos de que no haya inseguridad alimentaria que pueda aumentar el estrés de la familia? El trabajo que usted hace como visitante domiciliario es tan importante para proteger a nuestras familias más vulnerables. Por esto le agradecemos a usted por su trabajo; usted está contribuyendo a cambiar las cosas.

¿Cómo puedo trabajar con mi pareja para manejar comportamientos problemáticos en el mayor de mis hijos pequeños?

P: Siempre supe que mi esposo y yo no pensamos igual en lo que se refiere a cómo reaccionar ante el comportamiento problemático de nuestro hijo mayor. Pero reconozco que necesitamos una amplia ayuda (como algo de coaching para padres) para que todos actuemos de igual manera. Poniéndolo en otras palabras: ¡Socorro! Hasta el momento esta semana mi hijo ha dibujado sobre la pared, ha derramado su leche deliberadamente y ha arrojado cosas. ¿Hay recursos que usted pueda indicarnos que nos podrían ayudar a idear un plan que pueda funcionar?

R: Al quedarse en casa, probablemente se recalcan los diferentes enfoques que usted y su esposo tienen en cuanto a cómo hacer frente al comportamiento problemático de su hijo. Recomendamos comenzar por hacer una inspiración profunda, y ¡saber que usted va a atravesar esta situación!

Una vez que usted sepa que está lo más calmado posible (considerando nuestra circunstancia actual), considere las cosas desde el punto de vista de su niño pequeño. En este momento, las cosas son tan confusas y algo abrumadoras para los adultos; ¡imagínese a un niño pequeño tratando de darle sentido a todo esto! Los niños pueden percibir su tensión, su preocupación. No obstante, no tienen la capacidad de procesar eso. En lugar de ello, le muestran a usted su preocupación e inquietud atrayendo atención negativa hacia sí mismos.

La parte del cerebro que permite a los adultos detenerse y pensar en las consecuencias de nuestras acciones todavía no está plenamente desarrollada en un niño pequeño. Son impulsivos y están llenos de emociones. Tirar cosas, dibujar en las paredes, volver a comportamientos anteriores son todas maneras en que nuestros niños pequeños nos dicen: “Las cosas son tan diferentes, ¡no me siento seguro ahora! Necesito que me prestes atención.” Dele una mirada a nuestra Infografía de Crianza Positiva; esto podría ayudarles a usted y su esposo a hallar puntos comunes en su enfoque a la crianza de su niño pequeño. Para encontrar asesores sobre crianza en su zona, usted puede ponerse en contacto con la alianza para la salud mental de los bebés para obtener profesionales de su estado o con el servicio de información de su estado al 211. El proveedor de cuidado de su hijo también podría tener sugerencias sobre clases para padres, o podría consultar el enlace externo de la agencia local de recursos y referencias para el cuidado infantil.

¿Cómo pueden los padres hacer frente a la posible exposición al COVID-19 mientras siguen estando presentes para su familia?

P: Soy visitante domiciliario y estoy apoyando a una familia que está en la transición de volver al trabajo después de que su bebé nació hace dos meses. Los dos son trabajadores de la línea de frente y se preguntan cómo enfrentar su posible exposición al COVID-19 y todo el estrés de eso, mientras siguen estando presentes para su hijo.

R: ¡Qué momento difícil para estos dos padres! En términos de limitar la posible exposición del bebé al coronavirus, parte de sus preparativos para volver al trabajo debería ser una consulta con el proveedor de salud de su hijo para hablar de los protocolos de control de la infección y qué síntomas vigilar en los bebés pequeños. Su otra pregunta, igualmente importante, es cómo permanecer presentes y conectados con su bebé durante una época tan intensamente estresante, en especial dadas sus funciones de la línea de frente. A continuación presentamos algunas ideas que podrían probar, las cuales pueden ayudarles no solamente a reducir sus propias ansiedades (¡justificadas!) sino también a proporcionar a su nueva familia momentos relajantes para conectarse:

  • Creen rutinas que sean enriquecedoras para toda la familia. Con frecuencia hablamos de cómo las rutinas de la hora de ir a dormir y la hora de las comidas ayudan a los niños a sentirse seguros, organizados y protegidos. ¡Pero las rutinas nos ayudan a nosotros a sentirnos así también! Hablen con los padres sobre preparar una rutina “en casa después del trabajo” que podrían probar: tal vez compartir un cuento con el pequeño o jugar en el suelo para pasar con facilidad a la vida de familia después del trabajo. Las rutinas de la hora de ir a dormir, con luces bajas y música suave, también son una gran oportunidad para conectarse y descomprimirse.

  • Limiten los medios de difusión de noticias. Mientras muchos de nosotros sentimos la presión no expresada de verificar las noticias constantemente, la verdad es que leer las noticias con frecuencia puede provocar más ansiedades o un sentido de impotencia. Considere limitar las noticias a una o dos veces al día solamente, y no en momentos cercanos a la hora de ir a dormir. Además, mantenga el televisor apagado cuando el bebé está presente (la televisión como sonido de fondo puede reducir la calidad de las interacciones entre padres e hijos e interferir con el aprendizaje de los niños). Más aún, hasta los niños muy pequeños perciben la tensión que sentimos cuando miramos o leemos noticias desagradables.

  • Jueguen a “encontrar cinco cosas”. Esta es una actividad de concentración que nos ayuda a centrar la atención en el momento presente. Pídanle a los padres que miren —realmente miren— a su bebé y encuentren cinco detalles especiales sobre él o ella: el pliegue de la pancita de su bebé gordito, la curva de su oreja, la forma de su dedo pulgar del pie. Este momento de atención dedicada deleitará al bebé y ayudará a los padres a concentrarse en esta relación compartida.

  • Copien al bebé. Esta actividad invita a los padres a conectarse con su bebé por medio de interacciones “de un lado para otro”. Cuando el bebé esté calmado y feliz, pídale a uno de los padres que se siente enfrente del bebé. Pídale que mire al bebé a los ojos. Si el bebé parpadea, saca la lengua, mira o mueve los brazos, los padres pueden imitar suavemente esos gestos y movimientos. Anímeles a que continúen este juego de “cópiame” hasta que el bebé se haya cansado de eso: es cuando mira para otro lado o se pone inquieto. Estos momentos tranquilos de estar en armonía con su bebé pueden ser relajantes tanto para los padres como para el pequeño.

  • Compartan música. La música es reconfortante por muchos motivos; uno de ellos es el patrón constante y previsible del ritmo y la letra. Aliente a los padres a que tomen al bebé en brazos y compartan sus canciones favoritas, ya sea de la radio, de su niñez, de su país de origen. Juntarse con el tacto y la voz es una gran manera de reducir el estrés y aumentar un sentido de conexión de la familia.

  • Cuídense. Cuídense a sí mismos. Casi no sugerí el cuidado personal en mi respuesta a esta pregunta: aquí tenemos a dos nuevos padres, durante el refugio en el hogar con restricciones de distanciamiento y regresando al trabajo de tiempo completo en la línea de frente. Pero la verdad es que el cuidado personal es más importante que nunca. No estamos hablando de pasar un día en un spa, algo poco realista para la mayoría de los nuevos padres e imposible en estos momentos. Pero los padres se beneficiarían si hablaran sobre lo que necesitan para sentirse centrados y calmados. ¿Es estar 10 minutos solo antes de ir a la cama? ¿Es tomar una larga ducha caliente no interrumpida por el bebé? ¿Es ir a correr todas las mañanas? Negociar la manera en que cada uno se cuidará a sí mismo y el uno al otro, y cómo van a hacer juntos para nutrir sus relaciones familiares es una parte importante de la transición a la paternidad, haya o no pandemia.

¿Es seguro salir de la casa? ¿A dónde estaría bien llevarle a mi niño pequeño y adónde no?

P: A medida que vamos pensando en abrir nuestro país nuevamente y poner fin a algunas de las normas de “refugiarse en el hogar”, me encuentro preocupándome. ¿Es seguro salir de la casa? ¿A dónde estará bien llevarle a mi niño pequeño y adónde no? ¿Cómo lo voy a saber?

R: Al parecer cada día oímos algo nuevo sobre el COVID-19. A medida que nos imaginamos volver a la vida normal, con diligencias que hacer, citas para jugar y visitas a los familiares, los padres en todo el país tienen preocupaciones similares sobre la salud y la seguridad de sus hijos. Las siguientes son algunas cosas que hay que tener en cuenta:

  • Usted tiene el derecho de sentirse preocupado y ansioso. Trate de no ser muy duro consigo mismo. Estos son tiempos inciertos y es perfectamente normal tener estos sentimientos. Por ejemplo, usted podría sentir presión de seres queridos de llevar al bebé “solo para una rápida visita” una vez que comiencen a levantarse las órdenes de quedarse en casa. Está bien decir que no a algo que a usted no le parece seguro.
  • Tome decisiones fundamentadas. Manténgase informado sobre las recomendaciones sanitarias actuales de fuentes confiables como los gobiernos de su localidad y su estado y del enlace exterior de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades. También puede ir con preguntas al proveedor de salud de su hijo. Los proveedores pueden guiar su toma de decisiones con información basada en las ciencias.
  • Procure evitar hablar de cosas aterradoras delante de los pequeños. Mientas que a usted puede preocuparle el retorno del niño a la guardería, andar con multitudes en el parque o visitar a la familia, trate de no hablar de esas preocupaciones frente a sus hijos. Si bien es posible que ellos lo puedan ocultar, los niños siempre nos están escuchando. Oír por casualidad conversaciones de adultos sobre el COVID-19 puede hacer que las cosas sean más difíciles para los niños pequeños. Cuando oyen palabras que no entienden o sienten las preocupaciones de sus padres, ellos se preocupan también. Asegúrese de que las conversaciones de los mayores sobre el COVID-19 se mantengan en privado. Responda a las preguntas de su hijo directamente y lo más sencillamente posible, sobre la base de su edad de desarrollo.
  • Notifique nuevas reglas y prácticas sin comunicar miedo. Es posible que a medida que se reabren las comunidades haya nuevas prácticas que usemos para mantener sanos a todos. Por ejemplo, es posible que necesitemos enseñarles a los niños nuevas maneras de saludar a los amigos sin dar abrazos, seguir dando énfasis al lavado de manos o enseñar maneras seguras de toser y estornudar. Sea realista sobre estas nuevas reglas, sea un buen modelo usted mismo y sea paciente. Los niños pequeños necesitarán mucha repetición y práctica antes de que recuerden estas reglas constantemente.
  • Usted es importante también. Es fácil concentrarse en todo menos en nosotros mismos cuando la vida se vuelve loca. Pero con el tiempo el estrés bajo el que estamos puede comenzar a ejercer un impacto en la manera en que cuidamos a nuestros hijos. Es por eso que es importante encontrar un poco de tiempo cada día para hacer algo que se siente bien: hacer ejercicio, leer un libro o hasta mirar un buen programa después de que los niños estén en la cama. Cuando usted se siente más calmado, toda su familia se siente más calmada. Pero también es posible que los sentimientos de depresión o ansiedad estén comenzando a interferir en su vida diaria. Si usted está teniendo dificultades, acérquese a pedir ayuda a su proveedor de atención de la salud. Usted merece una buena salud y un sentido de bienestar.

Todos estamos un poco inseguros sobre lo que significará reabrir nuestras comunidades. Sentirse ansioso sobre llevar a su hijo a un parque infantil, viajar o ir a lugares públicos es una reacción normal al COVID-19. Tomar decisiones bien fundadas —usar la mejor información a la que tiene acceso— le da a usted la oportunidad de escoger lo que satisface las necesidades de su familia. Eso es el poder de la crianza positiva.