Recurso para la crianza Cuando se llevan dos idiomas al preescolar: Apoyo para los niños que aprenden en dos idiomas

English May 20, 2021

En algún momento entre los dos y los cuatro años de edad, muchos niños pequeños se colocan orgullosamente su nuevo bolso sobre los hombros y se dirigen a un entorno de educación temprana. Pero, una de las cosas más importantes que acompañan a ese niño en esa primera mañana, es totalmente invisible: sus idiomas maternos.

Eiko Tsuchiya / Shutterstock

La asociación con los maestros de sus hijos contribuirá a asegurar que las destrezas lingüísticas del niño sigan mejorando, al igual que sus conexiones con su familia, su comunidad y su cultura. A continuación, presentamos algunos consejos:

Acérquese a la escuela y diga que quiere reunirse con los maestros antes de que su hijo empiece el programa

Una reunión con los docentes antes de que su hijo empiece el programa le brinda la oportunidad de explicar la manera en que su niño se comunica. Cada niño que aprende en dos idiomas es diferente —algunos quizá hablan (o entienden) mejor un idioma que el otro. La explicación de cómo usa su hijo el idioma, y de los idiomas que él o ella habla en la familia, les da los maestros información importante acerca de cómo satisfacer sus necesidades. Esta información también ayuda a los maestros a poner la conducta del niño en contexto —por ejemplo, un niño tal vez no quiera ponerse el abrigo cuando se lo piden porque no entendió las instrucciones o todavía no tiene la confianza suficiente usando el inglés para atreverse a pedir ayuda.

Deles a los maestros una lista de palabras comunes que su hijo utiliza en el idioma hablado en casa

Haga una lista de palabras (junto con una guía sencilla para pronunciarlas) que su hijo utiliza con frecuencia para expresar sus necesidades. Por ejemplo, su lista podría incluir las palabras para: mamá, papá, desayuno/almuerzo, tengo hambre, agua/tengo sed, me duele/ me siento mal/ estoy cansado, pañal/ ir al baño, etc. Usted podría hasta hacer una grabación para demostrar la pronunciación de cada palabra y enviar a los maestros estos videos cortos por texto/email como referencia.

Si su niño está entrando a un programa sabiendo muy poco inglés, recuérdeles a los maestros que es posible que el niño necesite apoyo de persona a persona para participar en las rutinas diarias. También pueden ser útiles las tarjetas sencillas con imágenes y con textos en inglés y en el idioma materno para ayudar con la comunicación mientras aumenta el vocabulario del niño.

Por último, pídales a los maestros que eviten usar solo el idioma materno para fijar límites y disciplinar al niño. Cuando un niño oye su idioma materno solamente para propósitos de disciplina en el entorno escolar, esto le envía un mensaje negativo. Por otro lado, los maestros pueden elogiar los esfuerzos de comunicación de un niño, sea cual fuere el idioma que esté usando.

Proponga maneras en las que usted puede dar apoyo

En vista de la diversidad lingüística que caracteriza a la mayoría de los programas de la niñez temprana, es imposible que los maestros aprendan todos los idiomas hablados por cada estudiante. Esto crea una oportunidad para que los padres contribuyan con experiencias valiosas acerca de los idiomas maternos. Por ejemplo, ¿le sería posible hacer un video mientras usted cuenta un cuento para que los maestros se lo muestren a los niños? o ¿quizás filmarse mientras canta canciones y rimas tradicionales para su niño? Durante las ocasiones especiales del año, ofrezca visitar la clase y hablar sobre una tradición de su cultura. La mayoría de los entornos educativos tienen etiquetas con los nombres de muchos objetos que se encuentran en el aula, como estrategia para aumentar los conocimientos del niño sobre la palabra impresa. Puede ofrecerse para crear esas etiquetas en su idioma materno. Asegúrese de que el color de la palabra en el otro idioma sea diferente al color de las que están escritas en inglés —con el tiempo, su niño aprenderá que los idiomas de él o de ella están escritos tanto en azul como en verde. Finalmente, puede ofrecer prestarle a la clase algunos de sus libros para niños, o mandar envases vacíos de alimentos o ropa para disfrazarse, que reflejen su cultura de manera que los niños los usen en sus juegos imaginarios.

Organice oportunidades de juego fuera de la escuela

Cuando no hay un idioma común, puede resultar difícil hacer nuevos amigos. Piense en organizar oportunidades de juego en su casa para fortalecer los vínculos que está desarrollando el niño. Pregúntele al docente de su niño con cuáles niños parece jugar más y use esta información como punto de partida. Organice actividades para niños en las que no se necesita mucho el idioma, pero que favorecen los juegos compartidos —por ejemplo, instrumentos musicales, una carrera de obstáculos inventada en la casa, juegos sensoriales (arena/agua), cocinar juntos o hacer algo relacionado con el arte.

Haga que su casa sea un entorno que enriquece el lenguaje

La investigación muestra que el uso de su idioma materno por un niño empieza a disminuir cuando este ingresa a entornos educativos más formales, donde el inglés es el idioma principal. Para convertirse en verdaderamente bilingües los niños necesitan una exposición continua y enriquecedora a cada idioma. Si en el entorno educativo de su niño se utiliza principalmente el inglés, quizás lo mejor sea reforzar su idioma materno para mejorar esas aptitudes. La investigación revela que los niños que siguen aprendiendo y usando su idioma materno, en realidad, aprenden mejor el inglés porque ya tienen la ventaja de la riqueza del vocabulario y el conocimiento de la cultura familiar.

Conclusión

Nuestras raíces están envueltas en el idioma —las palabras que nos cantaron, las historias que nos contaron, los chistes compartidos con nosotros. Ofrecerles a los niños la oportunidad de desarrollar raíces lingüísticas más profundas y fuertes es realmente un regalo y, según una investigación reciente, esto genera beneficios a todo lo largo de la vida. Cuando usted se asocia con los maestros de su niño con respecto a las cuestiones de su idioma materno, es muy importante la colaboración. Mediante la colaboración, ayudará a crear ese enriquecedor ambiente lingüístico que su hijo necesita para desarrollar aptitudes fuertes de lenguaje (¡multiplicadas por dos!).

  • Author

    Rebecca Parlakian

    Senior Director of Programs

    2028572976