Parenting Resource

Abuelos que crían a sus nietos: desde el nacimiento hasta los doce meses

Download Files Feb 17, 2010

¡Juega conmigo! Actividades que hacen divertido el aprendizaje desde el nacimiento hasta los doce meses.

Juegos más activos

¡Qué grande!

Ponga a su nieto en su regazo y pregúntele: “¿Qué tan grande es (…nombre del niño)?” Levante los brazos y dígale “Tan grandooote”. A los bebés les encanta este juego e imitarán levantar sus brazos en respuesta a su pregunta.

El viento en la espalda

Ponga a su nietaboca abajo en una cobija sobre el suelo. Sople debajo de un pañuelo y hágalo volar sobre ella diciéndole, ”siente el viento”. Deje que el pañuelo caiga suavemente sobre la espalda de la bebe y luego poco a poco destápela. Mueva el pañuelo de un lado a otro frente a ella y vea si sigue el pañuelo con la mirada. Esta actividad le divierte y a la vez le da tiempo para estar boca abajo, lo cual es importante para que fortalezca la parte superior del cuerpo.

Rodar y perseguir

Cuando su nieto ya esté gateando, muéstrele una pelota o un juguete interesante. Ruede la pelota y póngala a cierta distancia a la vez que lo anima a alcanzarla. Ponga el juguete cada vez más lejos para motivarlo a seguir moviéndose.

De pie

Consiga varios pedazos de tela de diferentes texturas, tales como una toalla de mano, bufandas, felpa, seda, etc. Sosteniendo a su nieto verticalmente (ponga sus manos debajo de los brazos del bebé), deje que con sus pies el niño toque la superficie de las telas. Si el bebé ya gatea, podría gatear sobre las telas. Intente una variedad de telas para ver qué texturas prefiere. Este juego estimula al niño a sentir la diferencia entre unas y otras.

Juegos más calmados

Siga la luz

El sentido de la vista se desarrolla gradualmente. Los bebés muy pequeños sí perciben bien los contrastes entre la luz y lo oscuro pero aún no pueden enfocar la mirada. A la hora de acostarlo, mueva lentamente la luz de una linterna sobre la pared o el techo de la recámara. Vea si puede seguir la luz con la mirada. A medida que crece, seguirá la luz cada vez mejor, una habilidad que se conoce como “seguir con la mirada”.

Haga su propio “acuario”

Corte esponjas de cocina en forma de peces, y póngalas en una bolsa de plástico de un galón que se pueda cerrar. Llénela con más o menos una taza de agua. Para mayor diversión, agregue unas gotitas de colorante de comida de color azul. Cierre bien la bolsa y luego asegúrela con cinta adhesiva para que se mantenga bien cerrada. Deje que el bebé estruje los peces y que toque la bolsa cuando está sentado en su silla de comer o en el piso con usted.

Haga un móvil con hojas

Haga un móvil de hojas para su nieta laminando hojas secas de distintos colores. Corte las láminas alrededor de las hojas, perfore un agujero en cada una y cuélguelas de un gancho de colgar ropa usando estambre. Cuando la bebe esté boca arriba, mueva el móvil suavemente para que las hojas se muevan. Muévalo a la izquierda, a la derecha y en círculo mientras describe las hojas o canta una canción divertida. Por razones de seguridad, el móvil no debe estar al alcance de ella cuando no estén jugando con éste. Estas actividades aumentan la capacidad de los bebés de seguir objetos con la mirada y con la mano.

Tocar y tocar

Haga un libro de distintas texturas para su nieto cortando cuadros de distintas telas, y pegue cada una en una tarjeta de cartoncillo. Haga un agujero en la esquina de cada tarjeta y sujételas con hilo o estambre que haya pasado por el agujero. Tome la manita de su bebé y póngala en contacto con cada textura y vea cómo responde. Cuando miren el libro de telas usted puede nombrarle el color y la textura del material.

Actividades que ayudan al niño a pensar

Envoltura

Ponga una pelota hecha de papel encerado sobre un pañuelo y átelo. Enséñese la pelota al bebé y vea si intenta alcanzarla, sostenerla, apretarla o estrujarla. Observe su carita para ver si está interesado o sorprendido por los sonidos que hace el papel. Puede describir lo que ve en su cara. “Uy, hace ruiditos y truena. Te da mucha risa”. Estos juegos le ayudan a estar consciente de sus sentidos, a alcanzar objetos, sujetarlos con la mano y a desarrollar el lenguaje.

Bebé delante del espejo

Sostenga a su nieto en sus brazos frente al espejo. Señale las partes de su cuerpo y nómbrelas: ojos, nariz, boca, brazos, etc. Luego, retírese del espejo y pregúntele: “¿Dónde está el bebé?” Los juegos de “esconder y encontrar” lo ayudan tomar consciencia de su propio cuerpo y a darse cuenta de que es un ser distinto a usted.

Encuéntrelo

A medida que su nieta se acerca a la fecha de su primer cumpleaños, tal vez le gustaría jugar a “encuéntralo”. Cuando esté sentado en su silla de comer o en el piso, muéstrele unas maracas de juguete u otro juguete pequeño. Luego cubra el juguete con un trapito de cocina. Espere un momento a ver si ella trata de destaparlo. Si no lo hace, muéstrele dónde se encuentra el objeto. Estos juegos ayudan a desarrollar la capacidad de pensar y resolver problemas.

Para sacar conclusiones

Entre los seis y los doce meses, el bebé empieza a comprender cómo los objetos funcionan unos con otros y lo que se puede hacer relacionando uno con otro. Para practicar esta destreza, ofrézcale algunos bloques pequeños u otros objetos, fáciles de agarrar con la mano y muéstrele cómo los puede soltar y dejar caer en un recipiente de plástico o plato hondo. Combinar los bloques y el vaso es una forma de demostrarle cómo dos objetos distintos se pueden relacionar.

Actividades para los sentidos

¡Escuche!

Muéstrele al bebé una campanita y hágala sonar suavemente para que la oiga. Espere a que se enfoque en la campanita y luego ponga ésta detrás de usted o cúbrala con un trapito. Luego pregúntele, ”¿a dónde se fue?” Sáquela y hágala sonar desde un lugar diferente. Espere a que su nietecita la encuentre de nuevo con la mirada. Esta actividad enriquece su consciencia de los sonidos.

Huele esto.

Dele a su nieto la oportunidad de usar el olfato. Cuando usted corte una naranja, póngala con cuidado bajo la naricita del bebé para que olerla. Cuando tenga en sus manos canela o clavo para hacer un platillo, deje que los huela también. Podría decirle, “huele esto, es canela, olemos con nuestra nariz”, y luego señale su propia nariz. Recuerde que cada niño recibe la información sensorial de un modo diferente. A algunos bebés les pueden gustar los olores y a otros no. Estas actividades le ayudan a su nieto a relacionar la información sensorial con sus experiencias de la vida diaria.

Diferentes sonidos

Junte objetos distintos que hagan una variedad de sonidos. Muévalos, agítelos o sacuda cada uno delante del bebé. Si el niño trata de alcanzar y agarrar uno, deje que lo explore con sus manitas. Estos juegos desarrollan la habilidad ojo-mano y desarrollan la motricidad fina.

Pruebe un masaje

Cuando termine de darle el baño a su nieto, tómese un momento para hacerle un masaje suave en sus brazos y piernas con aceite para bebé (pregunte a los padres o siga la recomendación del pediatra). A medida que le da el masaje, mueva las piernitas del bebé cuidosamente en diferentes direcciones y ponga sus bracitos sobre el pecho y luego extiéndalos de nuevo. A muchos bebés el masaje los tranquiliza. Esta actividad les enseña que el tacto puede calmar y que su cuerpo es especial y le pertenece. Pero claro, siga las señales del bebé y deténgase si el bebé no está a gusto.

Actividades para fomentar el lenguaje

¡Saca tu paraguas!

Cántele una canción infantil sobre la lluvia (por ejemplo, ”¡Que llueva, que llueva…”). Cuando termina la canción deje caer unos pompones de algodón sobre su cuerpecito. ¿Le gusta esta sensación? Si el bebé parece interesado, si se sorprende, sonríe, o mueve los pies y brazos, hágalo de nuevo. Si llora, inténtelo de nuevo, pero en otro momento. Las preferencias de los bebés cambian rápidamente. Cantarle es una forma excelente de promover las habilidades de lenguaje. Este juego también le ayuda a tener mayor conciencia de sí mismo como un individuo diferente a usted.

Retrato perfecto

Tome fotos de amigos y familiares que participan en la vida de su pequeña nieta. Pegue cada fotografía en una tarjeta de cartoncillo y lamínela con plástico o tela adhesiva. Enséñele las fotos a la bebe y diga el nombre de cada persona. Con el tiempo, su nieta empezará a señalar, sonreír y tratará de alcanzar las personas que muestran las fotos. Estas actividades promueven la capacidad de memoria del niño y desarrollan el lenguaje, aparte que empieza a reconocer a todos los familiares y amigos.

Juego con los dedos

Cante canciones que puedan acompañarse con movimientos de las manos. Por ejemplo, canciones y rimas como “tortillitas de manteca, tortillitas de maíz” o “tengo manita, no tengo manita…” y “tortillitas para mamá…” Cuando el pequeño pueda usar las manos y dedos, intentará copiar sus movimientos y en menos de lo que usted se imagine, estará cantando con usted.

Hola y adiós

Nunca es demasiado temprano para empezar el juego del “¿Dónde está…? ¡Acá está!”. A casi todos los niños les encanta este juego. Cuando usted se quita el pañuelo o las manos que cubrían su cara puede decirle, “¡acá está!” o “¡hola!”. Cuando se cubra la cara nuevamente, dígale “adiós” moviendo la mano. Cuando acompaña gestos con palabras, el bebé empezará a comprender su significado e incluso a repetir las palabras posteriormente.

You might also be interested in