Parenting Resource

Abuelos que crían a sus nietos: desde los 12 hasta los 24 meses

Download Files Feb 17, 2010

¡Juega Conmigo! Actividades que hacen divertido el aprendizaje desde los 12 hasta los 24 meses.

Juegos más activos

Esponjas para exprimir

Dele a su nieto esponjas empapadas en agua para que juegue afuera de la casa. Deje que lave su triciclo, el buzón, o que haga marcas en el suelo con la esponja mojada. Muéstrele cómo al exprimir la esponja le sale agua, así le ayuda con el desarrollo motriz fino, esto es manos y dedos. Las tareas “importantes” como lavar su triciclo o un muñeco le ayudan al niño pequeño a sentirse competente y lo motiva a ayudar a los familiares. Al igual que todas las actividades acuáticas, es importante observar de cerca al niño mientras juega.

Recoger hojas

Dele a su nieta una canasta y llévela a caminar por su vecindario, al parque más cercano o a una escuela. Sugiérale que recoja hojas y otros “tesoros” y los ponga en la canasta. Se sorprenderá al ver que, cuando motivada, una niña tan pequeña quiere caminar y recoger hoja tras hoja. Esta actividad mejora las habilidades motrices gruesas (músculos grandes) y finas (músculos pequeños) cuando camina, se pone en cuclillas y recoge lo que va descubriendo.

Jugar a las estatuas

A los niños pequeños les encanta bailar. Ponga música y deje que el pequeño se mueva como quiera. Luego dígale que cuando la música pare él debe dejar de moverse. Esta actividad le ayuda a escuchar y a autorregular su actividad, pues practica detenerse y seguir (esta habilidad le ayudará en la escuela, donde tendrá que seguir instrucciones).

Pelotas saltarinas

Use una sabanita y deje que su nieta y usted sostengan cada extremo de ésta. Ponga pelotas livianas hechas de material de esponja sobre la sábana y sacúdala para hacerlas rebotar. Pueden acompañar esta actividad cantando una canción (“¡salten, salten, salten!”). Una vez que todas las pelotas se hayan caído al suelo, usted y su nieta compiten en una carrera para ponerlas de nuevo en la sabanita y empezar el juego otra vez.

Juegos más calmados

Hacer sombras

En un cuarto poco iluminado, sostenga una linterna con una mano y ponga la luz sobre su otra mano, de modo que la sombra de ésta se refleje en la pared. Deje que su nieto vea las figuras divertidas sobre la pared que usted hace con su mano. Tal vez el niño también quiera mover sus manitas o sostener la linterna él solo.

Llenar y vaciar

Construya usted mismo 5 a 10 pelotas (por ejemplo con papel encerado o de papel periódico y cubiertas con cinta adhesiva). Ponga las pelotas en una canasta o caja de zapatos. Dele a su nieta o nieto otra caja y muéstrele como puede pasar cada pelota de una caja a la otra. Este juego le ayuda a aprender a mover las manos de un lado del cuerpo al otro y a entender el concepto de tamaños y texturas. Si su nieto ya camina, ponga las canastas o cajas un poco más separadas para que pueda caminar de una a otra. Más tarde esto le ayudará con habilidades como la escritura y el atletismo.

Osito o muñeca

Desde más o menos los 18 meses de edad, los niños empiezan a ejercitar su imaginación. Una forma de promover esta habilidad es jugando con una muñeca o muñeco de peluche. Podría decirle: “Ay, el osito se cayó y se lastimó, hay qué abrazarlo, pobrecito”. Abrace al muñeco. Vea si su niño también quiera abrazarlo. Luego podría usar un juguete, como una tacita o una sabanita y sugerirle al niño que “le dé un poco de leche” o” que lo ponga en la cama”.

Un “carrito” hecho en casa

Pegue un listón o cordón de 25 a 30 centímetros de largo con cinta adhesiva a una caja de zapatos. Muéstrele a su nieto cómo jalar la cajita. Si el niño ya camina, dele la tarea de transportar unos trapos a la cocina o llevarle sobres o cartas al abuelito a otro cuarto usando su ”carrito”. Esta actividad ayuda con las habilidades físicas, a resolver problemas, y a usar un objeto como una “herramienta” (el cordón para jalar la caja). Observe al niño de cerca y cuando haya terminado, guarde el juguete.

Actividades que ayudan al niño a pensar

¿Cómo crecen las plantas?

Plante algunas semillas que germinan en el verano, por ejemplo, césped o flores, en una porción del jardín o en una maceta dentro de la casa. Este es un proyecto muy divertido para el niño pequeño, a quien le encanta palear, rociar con agua y llenarse de lodo. A la misma vez, promueve el desarrollo motriz fino (las manos y dedos), aprende algunos conceptos de ciencia al observando crecer las plantas y cómo cuidar de ellas.

¿Dónde quedó el objeto?

Necesitará un vaso de plástico y un juguete muy pequeño. Muéstrele a su nieta el juguete y luego cúbralo lentamente con el vaso. Vea si levanta el vaso y encuentra el juguete. Una vez que la niña ha entendido este juego con un vaso, inténtelo nuevamente pero esta vez usando dos y hasta tres vasos. Este puede ser un concepto difícil de aprender para un niño pequeño por lo que hay que ser paciente. Muy pronto la niña no tendrá dificultad para localizar el juguete. Esta actividad le desarrolla la capacidad de pensar, la coordinación ojo-mano y la memoria.

Tubo de Cartón

Use tubos como los que se vienen con el papel de regalo o papel toalla. Ponga un pañuelo adentro y que el niño lo deslice hacia afuera. O, deje que el niño tire una bolita o bloque por un lado del tubo y vea cómo cae al piso. Estos juegos le ayudan a desarrollar su capacidad de pensamiento y la imaginación.

Llenar y vaciar

Lave una botella de plástico y muéstrele al niño cómo puede tirar pedacitos de cereal dentro de ésta. Désela al niño para que trate de sacar los pedacitos. Puede que la voltee para sacarlos. Podría sacudirla o tirarla, o colocarla en la sillita de comer, en un plato o en su mano. Esta actividad le ayuda a resolver problemas.

Actividades para los sentidos

¿Qué es lo que ves?

Quite la etiqueta de varios botes de plástico para agua. Llene cada uno de éstos con objetos interesantes. Uno podría tener conchitas, otro puede llenarlo con piedritas, otro con agua, otro con aceite mineral y uno con monedas pequeñas. Pegue firmemente la tapa para que no se salga el contenido. Déselas a su nieto para que los vea, los agite y los explore. Puede también llenar una cacerola con agua y ponerla sobre una toalla en el piso (mejor aún, afuera de la casa). Dele objetos de plástico como vasos, cucharas, platos hondos y un embudo. Obsérvelo verter el agua, salpicar y mucho más. Puede añadir colorante de alimentos al agua para cambiar el juego. Igual que con otras actividades con agua, observe cuidadosamente al niño y deshágase del agua cuando haya terminado el juego.

Banda musical

Junte objetos que hagan diferentes clases de ruido, tales como sonajas, campanitas, tamborines, etc. Empiece a cantar una canción infantil y toque un instrumentos, ofrézcale uno a su nieta y juntos hagan música. Estos juegos favorecen el desarrollo físico, del lenguaje y del pensamiento.

Montaña de burbujas

Llene un recipiente con líquido para hacer burbujas y use una popote o pitillo para hacer burbujas. Deje que su nieto explore las burbujas con las manos, pero vigile que no intente comérselas. También puede hacer burbujas que intentará perseguirlas para agarrarlas.

Actividades para fomentar el lenguaje

¡Nómbrelo!

Cuando le cambie el pañal, tómese el tiempo para jugar diciendo, ”¿qué es esto?” mientras le levanta el piecito y dice “es el pie”. Luego, “¿qué son estos? Son los deditos”. Puede hacer lo mismo con el ombligo, rodilla, pierna, partes de la cara, etc. Por medio de la repetición el pequeño aprenderá palabras nuevas.

Vean las fotos

Tome fotografías mientras participa en una actividad con sus nietos, por ejemplo haciendo galletas. Tome una foto al principio de la actividad (obteniendo los ingredientes), en medio de ésta (mezclando o batiendo) y al final (comiéndoselas). Pegue cada foto en una tarjeta. Muéstreles las fotos y hablen de los pasos que se ven en cada actividad. Con estas actividades se desarrollan las habilidades de lenguaje y pensamiento.

Señalen

Cuando le lea libros a su nieta, pídale que señale, “¿dónde está el gato?” o “enséñame la luna” en sus cuentos preferidos. Puede que no lo sepa hacer todavía (entonces usted es el que señala la figura) pero alrededor de los dos años de edad, usted se sorprenderá de cuántas palabras ya sabe. Estas actividades de lectura les ayudan a los niños a hacer la conexión entre las palabras y las imágenes y mejoran su vocabulario.

Hola, adiós

A una caja grande, hágale una apertura en cada lado, del tamaño de su cara. Su nieta estará en un lado y usted en el otro. Muestre su cara por la puertecita de este túnel y dígale “hola”. Luego esconda su cara de la entrada para que la pequeña no la pueda ver y diga “adiós”. ¿Se comunica la niña con usted moviéndose dentro de la caja para buscarla? ¿ Le hace sonidos copiándole el “hola” y el “adiós”? Esta actividad promueve el desarrollo del lenguaje, la capacidad para resolver problemas y la destreza física cuando la niña trata de encontrarlo a usted.

You might also be interested in