Recurso para padres

Mi hija de 17 meses ha comenzado a querer darme golpes cuando no consigue lo que quiere

English

Pregunta: ¿Cómo le respondo a mi hija de 17 meses que ha comenzado a querer darme golpes cuando no consigue lo que quiere?

Respuesta: No es fácil tener 17 meses. Uno tiene sentimientos realmente fuertesfuertes, pero no tiene la capacidad de usar palabras para hacerle saber a otros claramente lo que uno piensa. ¡Cuán frustrante es eso!

El hecho es que aprender a expresarse comienza en los primeros años utilizando acciones. Algunas son totalmente apropiadas, como el bebé de 12 meses que levanta los brazos para mostrarle a mamá o papá que quiere que le alcen . Otros pueden ser preocupantes, como golpear, patear y morder. Pero todos son esfuerzos por parte del niño de comunicarse. En este caso, podemos ofrecer la hipótesis de que su hija está enojada porque no está consiguiendo algo que quiere. La niña no puede decir: ¡Mamá, estoy muy enojada contigo porque no me quieres dar esa cuarta galleta! (O, como mis hijos adolescentes ahora dicen sencillamente: ¡TE ODIO!)

La mejor manera de responder a su amenaza es mantener su brazo con firmeza —no con fuerza brusca— y decirle algo como: “No pegues. Pegar lastima. Sé que estás enojada porque (decir el motivo). A ti no te gusta cuando… pero no puedes pegar. Pegar lastima.” Es importante ser claro y firme en su tono pero no enojado. Su hija no se está portando mal a propósito. Se trata de enseñar reglas y límites, no de castigar. Estos momentos también son oportunidades importantes para enseñarle sobre los sentimientos. Usted necesita mostrarle que los sentimientos de enojo no son el problema; lo que ella hace con estos sentimientos es lo que puede ser problemático. Su tarea es hacerle saber a su hija lo que es y lo que no es aceptable y luego enseñarle lo que puede hacer con sus sentimientos. Es importante poner sus sentimientos en palabras. Demuestra empatía y proporciona un buen modelo para hacer frente a los sentimientos a medida que va creciendo.

Después de que usted ha frenado su comportamiento y validado sus sentimientos, le puede mostrar a su hija maneras alternativas de expresarse. Si bien la mayoría de los padres concuerdan en que pegar no es una manera aceptable de expresar enojo, varían en sus creencias en cuanto a lo que es aceptable. Algunos sugieren que los niños griten al aire lo más fuerte que puedan o que hagan gruñidos para exteriorizar sus sentimientos. Otros sugieren zapatear, rayar con un lápiz, romper papel periódico o golpear un objeto que sea seguro y no pueda lastimar, como una almohada. Es usted quien tiene que decidir qué es lo que está bien. La conclusión es que usted reconozca los sentimientos de su hija y le ayude a aprender maneras sanas, no destructivas, de expresarlos.

Tenga en cuenta que aprender el autocontrol es un proceso. Su hija pequeña no podrá frenar sus impulsos y comprender las consecuencias de sus acciones hasta que llegue cerca de los tres años. En realidad, ella seguirá procurando lograr estas habilidades hasta en los años de la adolescencia. De modo que su hija necesitará su apoyo constante y paciente todavía durante mucho tiempo. Poder manejar y hacer frente a los sentimientos fuertes es una habilidad crucial para tener éxito en la vida, así es que no tema estos momentos. En lugar de ello, véalos como grandes oportunidades para enseñarle a su hija una habilidad esencial para la vida.