Recurso para padres

El pasado es el presente: El efecto de las experiencias de su niñez en cómo es un padre hoy

English Feb 29, 2016

En este artículo se anima a los padres a que reflexionen sobre las experiencias que tuvieron cuando estaban creciendo a fin de tomar decisiones conscientes sobre cuáles prácticas quieren repetir, y cuáles no, con sus propios hijos.

El pensar en las experiencias de su propia niñez puede ayudarle a ser más consciente de sus reacciones hacia su propio hijo. ¿Cuántas veces usted ha abierto la boca para decir algo y oyó que le salían las palabras de sus padres? Usted no está solo. La mayoría de los padres ha tenido esta experiencia. Le ayuda a usted a ver cuán profundamente han influido en usted las experiencias de su niñez y por qué es tan importante ser conscientes de cómo ellas moldean nuestro enfoque a la paternidad hoy.

Así como usted es el primer maestro de su hijo, sus padres fueron los suyos. Cosas que ellos dijeron e hicieron, la manera de ser y de relacionarse con usted y con otros sentaron las bases para muchas de sus creencias, valores, actitudes y prácticas de paternidad. Pocos padres, si es que hay algunos, han tenido un plan de enseñanza en mente. En su mayor parte, la transferencia de información tuvo lugar por medio de las interacciones diarias. Usted sintonizaba los mensajes sutiles y no tan sutiles que ellos enviaban, los cuales influyeron en la manera en que usted pensaba de sí mismo y del mundo que lo rodeaba.

Con frecuencia los padres recrean con sus hijos lo que experimentaron con sus propios padres.

Con frecuencia los padres recrean con sus hijos lo que experimentaron con sus propios padres. A veces esto se hace a propósito. Por ejemplo, un papá decide llevarle a su hijo pequeño a saltar en los charcos porque esto es algo especial que él recuerda haber hecho con su papá. Algunos padres tratan de hacer lo opuesto de lo que hicieron sus padres. Una mamá decide que nunca le va a insistir a su hija que practique un deporte porque sus padres la obligaron a hacerlo contra su voluntad. Un papá le demuestra a su hijo mucho afecto físico porque su propio padre rara vez lo hacía con él.

Es muy probable que a veces usted “regrese a casa”: actúe según creencias, valores y experiencias de su niñez sin tomar una decisión consciente de hacerlo. Cuánto puede tolerar usted de su bebé o niño pequeño que llora, está inquieto o se aferra; la manera en que usted le trata a un niño en comparación con la manera en que le trata a una niña; la manera en que usted reacciona a la rivalidad entre hermanos y su enfoque a la disciplina; todo puede tener sus raíces en sus experiencias tempranas.

El pensar en las experiencias de su propia niñez puede ayudarle a ser más consciente del significado de sus reacciones hacia su propio hijo:

  • ¿Cuáles fueron algunos de los mensajes que usted recibió como niño? (Sobre su inteligencia, habilidad, importancia, valor)
  • ¿Qué influencia, si la hay, cree usted que estos mensajes tienen en su manera de ser padre hoy?
  • ¿De qué maneras cree usted que sus padres tuvieron un impacto positivo en usted, que usted desearía hacer con su propio hijo?
  • ¿Hubo algo en el enfoque de sus padres a la forma en que le criaron que usted no quiere recrear con su hijo?
  • ¿Hay algunos hechos o experiencias importantes en su niñez que tuvieron un impacto en usted y que ahora podrían estar influyendo en su manera de ser padre? Por ejemplo: la pérdida de un ser querido, la separación o el divorcio de los padres, una tensión considerable entre sus padres, la inseguridad financiera, cuestiones de salud mental de los padres o el consumo indebido de sustancias por parte de sus padres.

El reflexionar sobre estas preguntas puede despertar sentimientos fuertes. Considere tratar esto con su pareja o un amigo de confianza. Consultar con un especialista en crianza de los hijos para reunirse individualmente o en un grupo también puede ser sumamente útil para “desempacar” el pasado para beneficiar el futuro de su hijo.