Recurso para padres

Intensidad emocional y reactividad

English

Los niños varían en cuanto a su intensidad emocional. Algunos niños son menos intensos y reactivos.

Los niños varían en su intensidad emocional. Algunos niños son menos intensos y reactivos. Tienden a ser quietos y rara vez dan berrinches; duermen más que el promedio y posiblemente se ajustan a un “horario” más pronto que otros; muestran sus emociones con sólo leves cambios en la expresión facial, en el tono de voz o en la postura del cuerpo; y necesitan un alto nivel de estímulo para interesarse y participar.

Para los niños de reacción lenta que usted cuida, trate las siguientes estrategias:

  • Cree juegos interactivos. Trate actividades, como hacer rodar una pelota o pasar un sonajero de uno a otro lado, que tenga que ver con turnarse de modo que el niño permanezca atento y participativo.
  • Consiga su atención. Toque música con ritmo dinámico y bailen juntos. Vayan al parque y traten algún juego que sea físico y seguro. Use una voz dramática mientras leen juntos.

Por otra parte, hay niños que son de reacción rápida. Le dicen al mundo cómo se sienten con voces y acciones que son altas y claras. Tienden a expresar sus sentimientos con gran intensidad (por ejemplo, demostrando felicidad chillando con deleite y expresando enojo mediante gritos, arrojando cosas, golpeando o mordiendo) y reaccionan intensamente al estímulo físico (por ejemplo, no pueden tolerar una etiqueta que pique en una camiseta o un olor o sabor desagradable).

Para los niños de reacción rápida que usted cuida, trate las siguientes estrategias:

  • Use música y luces más suaves. Haga que el tiempo de jugar sea divertido pero no abrumador. Deje que el niño decida si quiere participar o no en actividades sensoriales, como pintar con los dedos o jugar con la crema de afeitar.
  • Ofrézcale consuelo físico cuando el niño está afligido. Dele abrazos, masajes en la espalda, arrúllelo. Muéstrele que usted le entiende poniendo nombres a sus sentimientos: “Sé que es difícil para ti estar en lugares con mucha gente y mucho ruido.” O “Sé que a veces te pones taaaaan triste.” No le castigue por sus reacciones fuertes: así es como él o ella es. Ayúdele sí a calmarse y sentirse seguro y protegido. Luego muéstrele las maneras en que puede expresar sus sentimientos.

Read more about: