Resumen ejecutivo: Siete cosas que usted debe saber acerca de los abuelos

Descargue archivos English Sep 11, 2017

Los abuelos hablaron. Nosotros los escuchamos. ZERO TO THREE recientemente se propuso conocer mejor la experiencia de los abuelos que comparten el cuidado de sus nietos. Esto fue lo que aprendimos.

La crianza de la próxima generación

En los Estados Unidos, los abuelos y las abuelas desempeñan una función importante en la crianza de la próxima generación. Casi 1 de cada 4 niños y niñas menores de 5 años está bajo el cuidado de los abuelos, mientras los padres trabajan o estudian. Eso equivale a 4.8 millones de niños, casi el mismo número de inscritos en servicios formales de cuidado infantil.

No resulta sorprendente que a menudo los abuelos sean los proveedores de cuidado infantil preferidos. Los abuelos ofrecen amor, comodidad, continuidad y seguridad, además de contribuir a aliviar la carga financiera en situaciones donde el cuidado de niños formal es demasiado costoso.

Para muchos abuelos, el papel de cuidadores es una fuente de alegría y le da nuevo significado a la vida. Pero, ser un abuelo que cuida a sus nietos regularmente también puede significar un gran ajuste, ya que los abuelos dejan de lado sus propias necesidades para ocuparse de cuidar a la nueva generación.

Gracias al generoso apoyo de la Fundación David y Lucile Packard, ZERO TO THREE se propuso conocer mejor la experiencia de los abuelos que cuidan regularmente a sus nietos. Nuestra meta era analizar la gama de ventajas y de dificultades que encuentran los abuelos cuando son cuidadores de niños pequeños.


En sus propias palabras

En la primavera del 2017, ZERO TO THREE organizó tres grupos de discusión exhaustivo entre abuelos y abuelas que cuidan por lo menos a un nieto menor de 6 años, durante un mínimo de 15 horas por semana. Algunos de los resultados de esos grupos son los siguientes mensajes clave:

1. Los abuelos de hoy cuestionan los estereotipos.

Con un gran sentido del humor, rechazan la imagen de “una abuelita en una mecedora”, según lo expresó una de las participantes. En realidad, la edad promedio de quienes son abuelos por primera vez en los Estados Unidos es de alrededor de 52 años; mientras que cerca de la mitad de los abuelos de hoy en día tiene menos de 65 años.

Sí, [mi nieto me llama] “Glam”. Soy demasiado joven [para ser abuela]. Voy a cumplir 44 en un par de semanas, pero siento que soy muy joven para ser una abuelita.

Jael

Conozco a muchas personas que ya son muy viejas cuando nace su primer nieto. Dicen cosas como ‘En mi época no usábamos celulares. No sé cómo usar un GPS’. Yo todavía puedo seguir aprendiendo. No soy tan anticuada.

Rosaura

2. Ellos y ellas expresan alegría por el papel que desempeñan en la crianza de sus nietos.

Los participantes en los grupos de discusión dijeron que ser un abuelo que cuida a sus nietos ha sido, de muchas formas, más satisfactorio y alegre que ser padres. La mayoría pensaba que esto se debía a dos razones fundamentales: en primer lugar, el papel del abuelo o abuela es diferente —menos disciplina y más amor. En segundo lugar, los abuelos y abuelas dicen que ellos mismos son diferentes con respecto a cuando eran padres, ahora tienen más paciencia, más experiencia y menos ansiedad.

3. Los abuelos intervienen porque ven la necesidad, o porque sus hijos les han pedido ayuda directamente para cuidar a los niños.

La mayoría de los participantes expresaron con firmeza que su decisión de ayudar con el cuidado de los nietos estaba motivada por amor —tanto por sus hijos adultos como por los nietos— y, agregaron, que tienen una intensa necesidad de mantenerse cerca de la familia. Muchos de los abuelos de nuestros grupos de discusión también describieron este papel de cuidadores como una expectativa de la familia que ellos estaban dispuestos a satisfacer. Asimismo, los abuelos dijeron que sus hijos adultos les pedían ayuda debido a necesidades o exigencias familiares: el hijo o hija adulto(a) necesitaba trabajar, pero no podía pagar el cuidado para el niño, recibía poca o ninguna ayuda del padre o la madre del niño, o el niño tenía alguna necesidad especial que dificultaba encontrar un sitio adecuado entre los ofrecidos por ámbitos formales de cuidado infantil.

Lo hago por amor. No me pagan nada por eso. Lo hago por amor hacia mi hija y también por amor a mi nieto. El nieto es la ganancia. Lo hago por mi hija, porque tuvo un contratiempo en su vida. Como madre soltera se dirigió a nosotros y dijo, ‘¿Les gustaría vivir con nosotros aquí, en California?’ Dije, ‘Eso me parece muy bien.’

Carl

4. Los abuelos algunas veces tienen conflictos con sus hijos adultos acerca de lo que es mejor para los nietos que cuidan.

Aunque algunos de los abuelos de los grupos de discusión dijeron que habían logrado formar una asociación eficaz para el cuidado de los niños con sus hijos adultos, otros expresaron que “compartir el cuidado” les había resultado difícil. La mayoría de las dificultades surgía de una discrepancia entre las expectativas sobre roles y responsabilidades; los temas más controversiales parecían estar relacionados con la disciplina y la nutrición. Los abuelos estuvieron de acuerdo en que sería valioso encontrar maneras de colaborar y compartir información con sus hijos adultos y sus parejas.

5. Los abuelos confían en su propia experiencia como padres y madres para guiarlos cuando cuidan a sus nietos

Los participantes en los grupos de debate no tenían la menor duda de que sus estrategias de cuidado de niños se fundamentaban en muchos años de experiencia en el mundo real. Los abuelos y abuelas dijeron que el tema de criar niños lo habían aprendido sobre la marcha, no en libros, clases, ni hablando con expertos.

Usted no necesita leer un blog —basta con observar la vida. Soy anticuada. Aprendo cuando hablo con una persona, y con lo que nuestros padres y abuelos hicieron.

Jacquelyn

Lo que hago, principalmente, es observar mis propias experiencias. Tuve cinco hijos y ahora estoy aplicando la misma experiencia a mis nietos

Lina

6. Si bien es cierto que confían en su propia experiencia, los abuelos de hoy están dispuestos a aprender. Buscan información en internet, en los recursos de la comunidad y entre ellos mismos, para aprender más acerca del cuidado de los niños.

Algunos de los participantes en los grupos de discusión dijeron que consultaban regularmente Google y YouTube para buscar información actualizada sobre temas que variaban desde los asientos para el automóvil hasta las rabietas. Esto refleja las tendencias actuales en el uso de la web; según una encuesta de 2016 que hizo el Pew Research Center, 89% de los estadounidenses adultos de 50 a 64 años usan internet, mientras que esta cifra es de 67% para las personas de los 65 años en adelante. Además, los abuelos y las abuelas de nuestros grupos de discusión con frecuencia acuden a su red social —sus amigos que tienen nietos— en busca de apoyo e información. Asimismo, algunos abuelos encontraron eventos de la comunidad apropiados para sus nietos, a través de las listas de cursos de los centros para adultos mayores o llamando a la línea de información del gobierno local.

Las cosas han cambiado desde la época en que tuvimos a nuestros propios hijos. Busco información en Google. Es asombroso, ‘¡Guau!, no teníamos eso cuando ustedes estaban pequeños’. Es diferente…todas esas cosas modernas que se consiguen para los niños

Debbie

7. Los abuelos tienen grandes sueños para sus nietos.

Los participantes en los grupos de debate se ven a sí mismos como desempeñando un papel primordial, aunque solo sea de apoyo, para asegurar que esos sueños se hagan realidad. Esta pasión representa una base muy sólida para los organismos y organizaciones que están tratando de formar asociaciones con los abuelos.

[¿Mis sueños para ellos?] Para mí, todo lo que ellos se propongan hacer…sencillamente, trabajar y vivir con integridad, ser honrados, ser sinceros, tratar bien a la gente y hacer todo lo que realmente desean

Pat

Mi esperanza es educación y seguridad. No puedo trazar una línea para separar estos dos conceptos, porque no tuve mucho de ninguno de ellos

Renoir


Recomendaciones

Los abuelos y abuelas aportan muchos años de experiencia en el cuidado de niños y un amor profundo y perdurable por sus nietos. Asimismo, los abuelos de hoy saben más de tecnología que las generaciones anteriores y están dispuestos a relacionarse con sus pares a fin de intercambiar ideas y brindar apoyo. Aunque muchos consideran su papel como una responsabilidad familiar importante que se cumple con amor, no siempre es una ruta fácil cuando hay que resolver conflictos con sus hijos adultos y sus parejas.

Las recomendaciones que siguen reconocen las enormes fortalezas que los abuelos y las abuelas ofrecen como proveedores de cuidados y validan las dificultades inherentes a esos arreglos. Esperamos que estas puedan ayudar a los profesionales a diseñar aquellos servicios comunitarios para los abuelos que mejor satisfagan sus necesidades y aumenten su experiencia y conocimientos.


Un llamamiento a la acción para los profesionales que trabajan con los abuelos en su comunidad:

1. Reconozca la experiencia de los abuelos y las abuelas.

Aunque algunos métodos han cambiado desde que ellos eran padres y madres, muchos de los componentes esenciales del cuidado de los niños —educar a los niños pequeños; jugar con ellos; además de hablarles, cantar con ellos y contarles cuentos— no han cambiado. Para los profesionales que trabajan con abuelos, validar las fortalezas y la experiencia de los abuelos en el cuidado de niños puede ser una estrategia excelente para empezar a forjar la relación y servir de base para ofrecer nuevas oportunidades de aprendizaje. Nuestros recursos, Guía para los abuelos, fueron creados especialmente para este público experto de abuelos y abuelas que ya han vivido esas experiencias. Esta serie de recursos ofrece una guía rápida de referencia acerca de lo que es nuevo y de lo que no ha cambiado, cuando se trata de la investigación sobre el sueño seguro, la hora de comida sin conflictos, fijar límites sin castigo físico y sacarle el mejor provecho a los momentos cotidianos.

2. Anime a los abuelos y a los padres para que intercambien perspectivas y estrategias de resolución de problemas como un equipo de cuidado de niños.

Con frecuencia, no es fácil que dos adultos “compartan el cuidado” de un niño pequeño, pero esta colaboración puede resultar especialmente difícil cuando se trata de un abuelo o abuela y un hijo o hija adulto. Aunque ambos adultos se preocupan mucho del bienestar del niño, es posible que no estén de acuerdo en ciertas estrategias específicas, debido a sus perspectivas, conocimientos y experiencias diferentes. La dinámica familiar puede dificultar todavía más esta interacción, mientras la hija o hijo adulto trata de establecer su identidad y autoridad como el “madre o padre” y persona que toma las decisiones en este arreglo con el abuelo. Los profesionales que trabajan con abuelos pueden explorar estos temas y validar los sentimientos y las preocupaciones tanto de los abuelos como de los padres, orientarlos en una conversación compartida acerca de los objetivos y los límites. Nuestra herramienta, Si usted supiera, puede ser útil en estas conversaciones, ya que guía a la familia a través de una conversación destinada a intercambiar fortalezas, expresar inquietudes y resolver juntos los problemas.

3. Crear experiencias diseñadas especialmente para que los abuelos se relacionen entre ellos.

Aunque muchos de los abuelos y abuelas participantes en nuestros grupos de debate se mostraban incrédulos acerca de las experiencias formales de aprendizaje, como libros y clases, les parecía buena la idea de conocerse para intercambiar ideas, experiencias y consejos. Sería recomendable que los profesionales a nivel de la comunidad experimentaran con el diseño de una experiencia abuelo–nieto que ofreciera oportunidades para que los abuelos se relacionaran con otros abuelos y ampliaran su red social.


Para más información sobre el papel de los abuelos como proveedores de cuidado infantil, vaya a las Infografías, que presentan comentarios de los abuelos que compartieron sus experiencias con ZERO TO THREE.


  • Author

    Rebecca Parlakian

    Senior Director of Programs

    2028572976
  • Author

    Kathy Kinsner

    Senior Manager, Parenting Resources

    ZERO TO THREE

    2028572985